El riesgo de no seguir las modas

White Boy Rick ha sido víctima (en su recibimiento crítico y, por tanto de público, pues es este tipo de films requiere del apoyo del primero para que pueda llegar a conocerse por el segundo) de las modas y gustos que nos han impuesto.

El peligro de las ideologías es cuando se convierten en pensamiento hegemónico. Aplaudo que se hagan numerosas películas para visualizar y representar la discriminación de las minorías y las mujeres. Nunca serán suficientes. Pero rechazo de plano que se desprecie e ignore a un film en el que las mujeres y los afroamericanos no están descritos bajo esa perspectiva. Los autores deben tener la libertad de enfocar como prefieran las historias que se cuentan.

Y lo peor es que no se llega a decir claramente en ningún momento en las criticas negativas del film que este es el motivo de no tenerla en consideración…aunque leyendo entre líneas es evidente: que si no se sabe a dónde quiere llegar, que no tiene un objetivo claro, que si no tiene interés político ni social. Una vez se intenta imponer una única forma de hacer cine, una manera unilateral de ser profundo. Un único pensamiento. Una sola idea de quienes son los buenos y los malos.

Visto sin prejuicios, el film destila un tremendo cariño por la llamada basura blanca (blancos de clase baja que viven en zonas deprimidas como el Detroit de White Boy Rick) y por los afroamericanos. Pero no es una visión paternalista, victimista o despreciativa. Si se hubiera tratado con este sentido común a estas capas de la sociedad en los mass media, quizá no existiria el auge de los líderes populistas ultraconservadores votados por hombres y mujeres blancos pobres que se han sentido amenazados.

Además, el film se atreve a divagar y desarrollar varias capas argumentales, amén de introducir el humor absurdo como aliento dramático, mostrar la irresponsabilidad lógica de un adolescente con una fantasía erótica, iluminar el desgarrador optimismo iluso del padre del protagonista y compungirnos con la extrema fragilidad de la felicidad temporal.

Pin It on Pinterest