Allá donde la puedas encontrar

Una muy curiosa cinta, abierta a diferentes interpretaciones, que presenta dos indudables virtudes. En primer lugar, es un film que fluye con facilidad. Algo habitual en el pasado pero poco frecuente en el farragoso, grandilocuente, innecesariamente complicado, poco esencia y ridículamente trascendente cine actual más en boga. En segundo lugar, las magníficas interpretaciones, especialmente la de jovencita Carey Mulligan. Gran trabajo de la noruega Lone Scherfig, autora de la también muy interesante, Italiano para principiantes.

Corre el año 1961 y la atractiva y brillante estudiante de 16 años Jenny, que vive en los tranquilos suburbios londinenses, sólo piensa en estudiar para poder ir a Oxford. Pero también es consciente de que está en plena era de efervescencia de la cultura de los 60, así que su mundo se tambalea cuando un día conoce a Brit, un tipo seductor de 35 años. Brit comenzará a cortejarla con cenas elegantes, clubs y viajes junto a sus divertidos amigos Danny y Helen, poniendo a Jenny en un dilema sobre si en el futuro deberá seguir con Brit y su ajetreada vida, o bien ir a la Universidad.

Desde el principio, el espectador se mete en la historia y la vive desde el punto de vista de la protagonista, consiguiendo hacerle recordar cómo se ve el mundo a los 16 años. Sin embargo, por otro lado, una evidente sensación de inverosimilitud recorre toda la relación del personaje de Brit con el padre de la protagonista… Especialmente, bajo el punto de vista de la mentalidad actual, mucho más tolerante en otros aspectos que la de 1961, pero bastante más reticente a las relaciones intergeneracionales vistas casi como un tabú, sobre todo, si uno de los miembros es muy joven.

Perniciosa para unos, moralista para otros y realista para los demás, la película decae en el desenlace. Toda la sutilidad, la elegancia anterior se torna evidencia. Sin embargo, se mantiene la firme aunque comprensiva crítica a la mezquina hipocresía de los adultos y a la ingenua insolencia de los jóvenes. La diferencia es que éstos últimos tienen todo el tiempo del mundo para enmendar sus errores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre Protección de Datos: Responsable: Luis Antonio López Belda. Finalidad: Para moderar los comentarios de la web. Legitimación: Tu consentimiento. Destinatario: Siteground, donde alojo los emails y esta web. No lo guardaré en una base de datos externa, solo en la base de datos de WordPress a través del plugin Gravity Forms. Derechos: Acceso, rectificación, limitación y supresión de tus datos si nos lo pides. Accede a ellos en el Aviso Legal. Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el/la interesado/a.

Pin It on Pinterest