Spielberg, ¡no tienes ni puñetera gracia!

Un ejemplo paradigmático de cómo no dirigir una comedia. Los gags están mal filmados, montados y planificados. Todo da una sensación de caos total, pero no divertido, aburridísimo. Si no fuera porque todos los técnicos rayan a gran altura, sería imposible verla hasta el final.

La histeria colectiva invade las costas de California en los días posteriores al ataque japonés en Pearl Harbor. Un submarino nipón se ha extraviado y la población teme una invasión.

Hay que evitarla. Especialmente una versión extendida que cayó en mis manos que aún hace más largo el suplicio y agota con el continuo cambio de versión doblada a subtitulada y viceversa.

Verla sólo me sirvió para recordar a uno de mis amores de pubertad olvidados: Dianne Kay, la hija mayor de la inolvidable serie Con ocho basta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre Protección de Datos: Responsable: Luis Antonio López Belda. Finalidad: Para moderar los comentarios de la web. Legitimación: Tu consentimiento. Destinatario: Siteground, donde alojo los emails y esta web. No lo guardaré en una base de datos externa, solo en la base de datos de WordPress a través del plugin Gravity Forms. Derechos: Acceso, rectificación, limitación y supresión de tus datos si nos lo pides. Accede a ellos en el Aviso Legal. Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el/la interesado/a.

Pin It on Pinterest