Un notable Polanski

Polanski recupera parte del brío de sus mejores obras. Un film con ecos de «Frénetico» y de «La muerte y la doncella», especialmente a la hora de crear un clima de angustia, confusión y amenaza. Sin olvidar, la ambigüedad respecto a la realidad que vivía la protagonista de “La semilla del diablo”. Sin embargo, el film no es un remedo de su filmografía anterior, sino que brilla como algo actual y nuevo.

Aunque las películas del polaco raramente son redondas, consigue secuencias magistrales en casi todas sus obras y un ambiente insano que te envuelve, te subyaga y te oprime.

Un escritor es contratado para completar las memorias de un antiguo Primer Ministro británico. Pero el biógrafo irá descubriendo secretos que pondrán en peligro su propia vida…

La cinta presenta magistralmente a personajes y conflicto, con lo que el espectador entra de lleno en la intriga. Es cierto que, cuando McGregor se queda a solas con Williams, la cinta decae bastante. Sin embargo, cuando aquél abandona su confinamiento, la película crece como revelador análisis de los grupos de poder que controlan la política y la economía mundial.

El desenlace no sorprende pero tampoco decepciona y deja un buen sabor de boca.

Especialmente al que está sitiado por las cursiladas, tonterías supinas, ridículas trascendencias y efectos especiales que ocultan la nada. Muchos de ellos casi forzados a verse, además, con las molestas gafitas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre Protección de Datos: Responsable: Luis Antonio López Belda. Finalidad: Para moderar los comentarios de la web. Legitimación: Tu consentimiento. Destinatario: Siteground, donde alojo los emails y esta web. No lo guardaré en una base de datos externa, solo en la base de datos de WordPress a través del plugin Gravity Forms. Derechos: Acceso, rectificación, limitación y supresión de tus datos si nos lo pides. Accede a ellos en el Aviso Legal. Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el/la interesado/a.

Pin It on Pinterest