CARENTE DE LA SUFICIENTE CREDIBILIDAD Y CONVICCIÓN CALIFICACIÓN: 2/5 Estados Unidos, 2010.- 102 minutos.- Director: Wayne Kramer.- Intérpretes: Harrison Ford, Ray Liotta, Ashley Judd, Summer Bishil, Lee Horsley, Cliff Curtis, Jaysha Patel, Alice Eve, Alice Braga.- DRAMA.– Una cierta decepción, tratándose del nuevo film del director de las notables The cooler y La prueba del […]


CARENTE DE LA SUFICIENTE CREDIBILIDAD Y CONVICCIÓN

CALIFICACIÓN: 2/5

Estados Unidos, 2010.- 102 minutos.- Director: Wayne Kramer.- Intérpretes: Harrison Ford, Ray Liotta, Ashley Judd, Summer Bishil, Lee Horsley, Cliff Curtis, Jaysha Patel, Alice Eve, Alice Braga.- DRAMA.– Una cierta decepción, tratándose del nuevo film del director de las notables The cooler y La prueba del crimen.

Lo sorprendente no es que este autor realice una película decepcionante. Eso le puede pasar a cualquiera, incluso a los grandes. Lo sorprendente es que su tercer film carezca totalmente de las virtudes que caracterizaban a las dos anteriores: pulso narrativo, fuerza expresiva y ritmo frenético sin olvidar la claridad expositiva. Nada de eso hay en este film aburrido, carente de nervio, rutinario en el que da la sensación de que hasta los mismos responsables se están aburriendo con lo que están contando (como un viejo profesor que ya ha impartido esa clase mil veces).

Todo está contado con tópicos, cómo se espera que se cuente (desgarradoras despedidas, gritos ante la injusticia…), sin espacio alguno para la sorpresa, trufado de lugares comunes.

Drama sobre la odisea de los inmigrantes ilegales para conseguir el permiso de residencia en Los Ángeles. Max Brogan es un agente de inmigración estadounidense con una peculiaridad: se encariña con toda la gente que debe deportar. Su colega Hamid, de origen iraní, trata de demostrar a su familia lo importante que es ser americano. Una fiscal intenta deportar a una chica de quince años, que ha sido acusada de terrorismo. Un joven judío, a pesar de que no es creyente, utiliza la religión de sus padres para asegurarse un trabajo. Cole Frankel abusa de su posición como supervisor de green cards para obtener los favores de una guapa modelo australiana que quiere convertirse en ciudadana americana, para trabajar en el cine y la televisión americana.

Las actuaciones, sin ser nada del otro mundo, son lo que salvan al film del desastre, mientras que el guión navega por un océano de lugares comunes pero la dirección y el montaje se dedican a sabotear continuamente las posibilidades de la historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre Protección de Datos: Responsable: Luis Antonio López Belda. Finalidad: Para moderar los comentarios de la web. Legitimación: Tu consentimiento. Destinatario: Siteground, donde alojo los emails y esta web. No lo guardaré en una base de datos externa, solo en la base de datos de WordPress a través del plugin Gravity Forms. Derechos: Acceso, rectificación, limitación y supresión de tus datos si nos lo pides. Accede a ellos en el Aviso Legal. Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el/la interesado/a.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest