LA VIRGEN PROMISCUA EN EL PAÍS DE LA HIPOCRESIA CALIFICACION: 3/5 Estados Unidos, 2010.- 93 minutos.- Director: Will Gluck.- Intérpretes: Emma Stone , Amanda Bynes, Stanley Tucci, Lisa Kudrow, Malcolm McDowell, Patricia Clarkson, Thomas Haden Church.- COMEDIA CRITICA.- Una grata sorpresa que ofrece bastante más de lo que se podía esperar por su aspecto de […]

LA VIRGEN PROMISCUA EN EL PAÍS DE LA HIPOCRESIA

CALIFICACION: 3/5

Estados Unidos, 2010.- 93 minutos.- Director: Will Gluck.- Intérpretes: Emma Stone , Amanda Bynes, Stanley Tucci, Lisa Kudrow, Malcolm McDowell, Patricia Clarkson, Thomas Haden Church.- COMEDIA CRITICA.-

Una grata sorpresa que ofrece bastante más de lo que se podía esperar por su aspecto de “otra estúpida película americana”. No sólo se trata de un sincero y sentido homenaje a la injustamente denostada comedia juvenil de los 80, sino que está bastante bien escrita y dialogada, perfectamente interpretada y dirigida con un evidente sentido del ritmo sin caer en el atropellamiento.

No en balde, el guión viene firmado por un dramaturgo de cierto prestigio e interpretada por un grupo de veteranos de indudable valía (con los padres de la protagonista a la cabeza, unos divertidísimos Tucci y Clarkson). Pero, sin duda, la gran sorpresa interpretativa de la función es Emma Stone, que aparte de su evidente atractivo, demuestra que está muy dotada para la interpretación cómica y realista, con un recital de gestos, onomatopeyas y réplicas que lejos de resultar cargante la hacen todavía más interesante (a ella y , sobre todo, a su personaje).

Versión moderna y en clave estudiantil de “La letra escarlata”, la novela de Nathaniel Hawthorne. Una joven decidirá fingir que lleva una vida promiscua, creyendo que si ofrece una imagen de “chica fácil” obtendrá algún tipo de beneficio. Sin embargo, las circunstancias se volverán en su contra. Sin haber practicado nunca sexo, será tildada de prostituta, pues sus compañeros le pagarán, no por tener sexo con ella, sino porque ella diga que así ha sido.

Pero lo de verdad caracteriza al film, más allá de las virtudes artísticas arriba indicadas, es su valentía. Con evidentes similitudes con otro film tan destacable como desconocido (¡Salvados! de 2004), realiza una feroz crítica a la hipocresía, a la obsesión por la apariencia y lo políticamente correcto, y, sobre todo, al fanatismo religioso, que ha tenido un creciente auge desde la revolución conservadora iniciada por Reagan en los años 80 y que ha convertido el pensamiento liberal en Estados Unidos en algo entre residual y absolutamente descafeinado.

Si se conoce un poco la cosmovisión americana actual, uno debe aplaudir fervorosamente este grito desesperado contra el mainstream de un país en el que triunfó Obama pero en el que ahora triunfa el Tea Party.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre Protección de Datos: Responsable: Luis Antonio López Belda. Finalidad: Para moderar los comentarios de la web. Legitimación: Tu consentimiento. Destinatario: Siteground, donde alojo los emails y esta web. No lo guardaré en una base de datos externa, solo en la base de datos de WordPress a través del plugin Gravity Forms. Derechos: Acceso, rectificación, limitación y supresión de tus datos si nos lo pides. Accede a ellos en el Aviso Legal. Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el/la interesado/a.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest