Buenas y provocativas ideas en un conjunto fallido.

Soy un bicho raro. Todavía espero que una película intente contarte unos conflictos, me presente unos personajes y, sobre todo, me trasmita unas ideas y unas opiniones sobre nuestro mundo y la condición humana. Y Los juegos del hambre intenta hacer todo ello, algunas veces con acierto, muchas de manera fallida.

Por ello, me resulta un film a defender (como ha hecho la mayoría de la crítica americana) a pesar de que el film presente no pocos defectos, se parezca demasiado a la sugerente pero discutible Battle Royale y Gary Ross (Pleasantville y Seabiscuit) no sea el director más adecuado para dirigir escenas de acción.

A lo mejor soy el único pero detecto unas intenciones y un espiritu critico muy interesante en la base novelesca del film. Por un lado, el autoritarismo, la división del territorio según su producción, la trasformación de adolescentes entregados como carne de cañón en aparentes estrellas mediáticas con la aquiescencia de éstos, la dictadura de la juventud, la obligación social de caer bien para poder triunfar en el mundo de lo políticamente correcto auque éste incluya un espectáculo basado en el asesinato. Pero, sobre todo, la demolición, la voladura destructiva del gran mito de la sociedad de consumo: el amor romántico como fuerza invencible que no se puede manipular ni usar en beneficio propio. No lo había visto en ningún blockbuster hollywoodiense (ni en la subversiva década de los 70) y me pareció alucinante. He visto pocas referencias a este tema y no sé si es que no se ve o no se quiere ver.

¿Qué las escenas de acción están rodadas como el culo? Sí. ¿Qué se hace innecesariamente larga? También ¿Qué tiene una estructura y unos personajes deslavazados y erráticos? Vale ¿Y qué blockbuster actual no los tiene?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre Protección de Datos: Responsable: Luis Antonio López Belda. Finalidad: Para moderar los comentarios de la web. Legitimación: Tu consentimiento. Destinatario: Siteground, donde alojo los emails y esta web. No lo guardaré en una base de datos externa, solo en la base de datos de WordPress a través del plugin Gravity Forms. Derechos: Acceso, rectificación, limitación y supresión de tus datos si nos lo pides. Accede a ellos en el Aviso Legal. Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el/la interesado/a.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest