Una sana y bella locura trufada de lucidez y chorradas por igual

Aterrorizado por su horrible trailer promocional (posiblemente uno de los peores de los últimos años hasta tal punto que más que un avance promocional parece un sabotaje) acudí a ver el film sin la menor esperanza. Y cual fue mi sorpresa cuando descubrí que no me había aburrido en ningún momento a lo largo de la proyección. No sólo eso, sino que había sentido placer estético con la dirección artística concebida por el director de La celda, The fall o Inmortals. Y para cerrar con el computo de sus virtudes el film nos aporta, por un lado, incisivas reflexiones críticas sobre el ser humano y la corrupción del poder y un sentido del humor efectivo y sutil en sus veladas referencias sexuales.

Por todo ello, se lamenta más todavía que los guionistas no hayan sabido medir sus coqueteos con la estupidez, demasiado abundantes. Eso sí todo se perdona en el desvergonzado final constituido por un injustificado pero notable número musical que adapta al estilo de Bollywood el clásico de la música folk de los 70 I believe in love y que acompañaba los créditos iniciales del olvidado primer film americano de Milos Forman, Taking off.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre Protección de Datos: Responsable: Luis Antonio López Belda. Finalidad: Para moderar los comentarios de la web. Legitimación: Tu consentimiento. Destinatario: Siteground, donde alojo los emails y esta web. No lo guardaré en una base de datos externa, solo en la base de datos de WordPress a través del plugin Gravity Forms. Derechos: Acceso, rectificación, limitación y supresión de tus datos si nos lo pides. Accede a ellos en el Aviso Legal. Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el/la interesado/a.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest