Una joya olvidada de los 70 (¡Hay tantas!) Una de los grandes nombres del free cinema inglés, Karel Reisz (Sábado noche, Domingo mañana) realizó una serie de películas en Hollywood (Nieve que quema, Dulces sueños, La mujer del teniente francés) sin perder sus signos de identidad (realismo, existencialismo, crítica al stablishment, cero concesiones a la […]

Una joya olvidada de los 70 (¡Hay tantas!)

Una de los grandes nombres del free cinema inglés, Karel Reisz (Sábado noche, Domingo mañana) realizó una serie de películas en Hollywood (Nieve que quema, Dulces sueños, La mujer del teniente francés) sin perder sus signos de identidad (realismo, existencialismo, crítica al stablishment, cero concesiones a la comercialidad…)

Pero, sin duda, The gambler es su obra más redonda y subversiva, quizá debido a que lleva a la pantalla un guión de otro enfant terrible del cine, estadounidense, en este caso: James Toback (guionista y director de otra joya Fingers, Melodía para un asesinato)

La adicción, el deseo de muerte, la autodestrucción, la insatisfacción o el amor-odio hacia la propia familia, todos temas tan antiamericanos, están presentes en un film de extraña belleza, con escenas que no se olvidan y una magnífica interpretación del subvalorado James Caan.

Tras ver «El jugador», cualquier producción yanqui actual supuestamente demoledora nos parecerá un cuento de hadas.

Imprescindible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre Protección de Datos: Responsable: Luis Antonio López Belda. Finalidad: Para moderar los comentarios de la web. Legitimación: Tu consentimiento. Destinatario: Siteground, donde alojo los emails y esta web. No lo guardaré en una base de datos externa, solo en la base de datos de WordPress a través del plugin Gravity Forms. Derechos: Acceso, rectificación, limitación y supresión de tus datos si nos lo pides. Accede a ellos en el Aviso Legal. Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el/la interesado/a.

Pin It on Pinterest