BELLA DESPEDIDA CINEMATOGRAFICA  CALIFICACION: 3,5/5  La belleza visual indiscutible de su cine, el tono y ritmo tan personales me acaban por sacar siempre de sus películas y desconecto durante pasajes de las mismas y luego me cuesta horrores volver a entrar. No conecto con su filosofía de vida, ni con la forma en que me […]

BELLA DESPEDIDA CINEMATOGRAFICA 

CALIFICACION: 3,5/5 

La belleza visual indiscutible de su cine, el tono y ritmo tan
personales me acaban por sacar siempre de sus películas y desconecto
durante pasajes de las mismas y luego me cuesta horrores volver a
entrar. No conecto con su filosofía de vida, ni con la forma en que me
narra ciertos sentimientos universales y tampoco logro entender ese amor que
no incluye ningún sacrificio profesional. No sé si me lo está
describiendo, criticando, alabando. 

 Japón, 2013.- 125 minutos.- Director: Hayao Miyazaki.- Película de animación.- DRAMA.- Les confieso una de mis numerosas carencias: Me cuesta mucho, mucho el cine de Miyazaki. Dos cinéfilos que me acompañan en esta pasión son fanáticos de su cine y es de lo poco en lo que coinciden respecto a gustos cinematográficos. Se maravillan, se emocionan e incluso ¡Lloran! Con sus películas. Flipan con las criaturas domésticas de Mi vecino Totoro y llegan al llanto con Chihiro sin llegar a entenderla del todo.

Incluso en este film, que es de los más accesibles y menos oníricos de su carrera, comentan maravillas narrativas de yuxtaposición de ideas que no les confieso haber pasado por alto por vergüenza intelectual. Imagino que con Miyazaki me pasa lo mismo que a mis estudiantes en las clases de cine. Subtextos, comentarios sociales más que obvios para mí, por edad y formación, son un enigma insondable para ellos.

La belleza visual indiscutible de su cine, el tono y ritmo tan personales me acaban por sacar siempre de sus películas y desconecto durante pasajes de las mismas y luego me cuesta horrores volver a entrar. No conecto con su filosofía de vida, ni con la forma en que me narra ciertos sentimientos universales (esa larga secuencia tirándose el avioncito de un balcón a otro) y tampoco logro entender ese amor que no incluye ningún sacrificio profesional. No sé si me lo está describiendo, criticando, alabando. Por otra parte, la primera mitad es una visión casi beatifica del personaje un poco extraña.

 La película me entretuvo, me parece bellísima y tiene momentos impresionantes pero, lo siento, no es mi rollo. A pesar de ello, espero que Miyazaki reconsidere su decisión de retirarse y nos siga entregando bellas obras cinematográficas, aunque estén una longitud de onda emocional distante a la mía.

Jiro, que sueña con volar y diseñar hermosos aviones, se inspira en el famoso diseñador aeronáutico italiano Caproni. Corto de vista desde niño y por ello incapaz de volar, se une a la división aeronáutica de una compañía de ingeniería en 1927. Su genio pronto es reconocido y se convierte en uno de los más prestigiosos diseñadores aeronáuticos. Film biográfico que recrea hechos históricos que marcaron su vida, como el terremoto de Kanto de 1923, la Gran Depresión, la epidemia de tuberculosis y la entrada de Japón en la Segunda Guerra Mundial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre Protección de Datos: Responsable: Luis Antonio López Belda. Finalidad: Para moderar los comentarios de la web. Legitimación: Tu consentimiento. Destinatario: Siteground, donde alojo los emails y esta web. No lo guardaré en una base de datos externa, solo en la base de datos de WordPress a través del plugin Gravity Forms. Derechos: Acceso, rectificación, limitación y supresión de tus datos si nos lo pides. Accede a ellos en el Aviso Legal. Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el/la interesado/a.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Pin It on Pinterest